Diálogo en prosa

Soy quien he querido ser

Vuelve a la infancia

Cuando llegamos al mundo lo hacemos de una forma sublime, pura y mediante un acto completamente amoroso. Somos el fruto de una espera larga, una espera que se torna angustiosa, desesperante y dolorosa en ciertas ocasiones. Somos el resultado del amor y pertenecemos fielmente a él. Nuestra niñez es sana y divertida. Nuestras preocupaciones durante esa etapa son mínimas y si las tenemos las resolvemos sencillamente. No nos preocupa dónde y cuánto tiempo pasamos jugando. Lo que realmente se torna esencial es expresarnos tal y como realmente somos. Sin ningún cuidado de apariencias y sin ninguna necesidad de crear otro ambiente distinto al que nos dicta nuestra esencia. El objetivo fundamental de nuestra niñez es sonreír, divertirnos, no tomarnos nada tan seriamente y luego descansar para volver a empezar el siguiente día. La infancia es mágica, es luz y es nuestro meta al crecer. Volver de dónde vinimos, encontrar la raíz de la que somos fruto.

A medida que vamos creciendo nos vamos volviendo cada vez más vulnerables a distintas condiciones que conforman nuestro entorno. Escondernos no es simple ni la solución más viable. Nos vemos obligados a afrontar cada uno de los aspectos que circulan alrededor de nuestro ser. Llega un momento en el que nuestra vida y lo que somos se sumerge en un huracán, el cual nos arrastra, nos condiciona y al final nos lanza a la deriva totalmente destrozados y sufridos. Actuamos basados en preceptos que poco o en nada van con lo que realmente somos y peor aún reaccionamos de acuerdo a esos preceptos cuando de la nada surgen situaciones que nos desafían. Vamos atando poco a poco a nuestra vida ideas y creencias que constantemente nos ponen en una lucha en contra de lo que somos realmente y lo que somos por condicionamientos falsos. Es decir, venimos al mundo con una sola vida, una sola esencia y al final nos damos cuenta que hemos creado varias vidas, varias esencias, todas distintas entre ellas.

¿Cómo encontrarnos a nosotros mismos? ¿Cómo volver a ser niños con una sola esencia? Es fácil hablarlo, pero más díficil es realmente encontrarnos de nuevo después de tanto tiempo lejos de nosotros mismos. Volvemos a casa y encontramos que todo está sucio y lleno de telarañas. Debemos empezar a limpiar y sanar nuestro hogar para luego empezar a poner orden y crear un ambiente distinto, único, verdadero. Desterrar falsas ideas es una de las primeras labores de limpieza. Cortamos de raíz aquellos pensamientos que teníamos tan fijos y asentados en nuestra conciencia.

El orgullo, si bien es cierto que para amar a los demás debemos amarnos primero a nosotros mismos, también lo es que el orgullo es una exageración sobre nuestro sentimiento de superioridad ante los demás. El orgullo debe desaparecer, no es amigo nuestro, nunca lo ha sido. Es ese adorno que por más bello que pueda ser, siempre tiene algo que nos intriga. Combate el orgullo mediante la humildad y la sencillez. No necesitas demostrarle nada a nadie. Tu sabes quien eres y mientras tu sepas quien eres los demás por consiguiente podrán notarlo. Date cuenta que no eres superior. Aquellos que luchan por ser superiores muy tarde se dan cuenta que por lo general siempre existe alguien mejor y más capacitado. Es decir, se vuelve una lucha interminable, por eso ríndete y empieza a trabajar en la humildad de corazón. No significa que te degrades ni que no tengas valor alguno. El valor y significado lo traes contigo, eso es cierto, pero esfuerzate en reconocer la importancia de los más débiles.

El odio, personalmente creo que el odio y la violencia física o psicológica son de los aspectos más oscuros y tristes en los que puede caer el espíritu humano. Si hemos nacido fruto del amor de nuestros padres y hemos crecido gracias al amor de quienes nos rodean ¿por qué habríamos de odiarles o maltratarles? ¿No es acaso injusto con ellos? A mí me parece que sí. El odio es falta de comprensión, pero más que falta de comprensión es debilidad del espíritu. Un alma maltratada y comprometida al fracaso de ideas egoístas e inútiles. Una persona que odia constantemente es un alma sin estabilidad, un alma que no conoce la luz. Empieza por barrer todo aspecto negativo de tu ser que conduzca al odio. Serena tu espíritu mediante la oración, la fe y el amor. Antes de reaccionar agresivamente ante cualquier evento, cierra tus ojos, respira profundo y expira todo resentimiento y angustia. Relájate y regala una sonrisa.

El egoísmo, ser egoísta va más allá de no querer compartir nuestros bienes materiales con el resto de personas. Cierto que no compartir o no dar son acciones poco compasivas. Pero, el término egoísmo trasciende ese aspecto y llega hasta el fondo oscuro de la falsedad y la ignorancia. El ego forma parte de cada uno de nosotros y es algo a lo cual nos enfrentamos diariamente. El ego es la parte sucia  y falsamente creada de nuestra esencia. Es el reflejo de las ilusiones y los deseos. Somos seres humanos y como personas nos vemos sometidos a condiciones a las cuales debemos hacer frente.

No tenemos potestad de lo que nos ocurre, pero sí de cómo actuamos sobre lo que nos pasa. Somos independientes en el sentido de que cada uno tiene su propia vida, pero somos dependientes del resto de situaciones y personas que ocurren alrededor nuestro.El ego nos dice lo contrario. Nos dice que somos totalmente autosuficientes y que nuestras decisiones no afectan a los demás y peor aún que nuestras acciones no tienen consecuencia alguna sobre el resto de eventos circundantes a nuestra vida. Pues, como todo lo que tiene que ver con el ego, esto también es falso. En la medida en que vamos comprendiendo que todo surge en dependencia de factores y condiciones vamos tomando la idea del cambio y la transitoriedad como situaciones normales que debemos saber manejar a fin de llegar a una serenidad razonable y lógica.

Durante el día trata de estar en silencio durante breves momentos. No es necesario que pienses algo específico. Por lo contrario, cuando surja un pensamiento déjalo ir y no lo retengas. Solo observa qué ocurre en tu interior y cómo te sientes con eso que ocurre. Esta práctica te permite abrir tu escucha al ser que llevas dentro, te das la oportunidad de dejarle hablarte y comunicarque que estás haciendo y cómo vas avanzando en la vida. Nuestra meta en este mundo es poder ser felices constantemente. Pero, la felicidad no proviene de los deseos o de las risas infundadas. La felicidad tal y como es viene de un alma humilde que descansa en la serenidad y que funciona através del amor y la compasión hacia los demás.

Te recomiendo estas practicas para que tus días sean más tranquilos y llenos de ternura:

Cuando escuches que sea las preocupaciones y desconsuelos de tu prójimo y aquellas palabras que conviertan tu espíritu en uno más humilde.

Cuando mires que sea la belleza y el esplendor de la vida misma y comprende que eres parte de todo ese esplendor y por consiguiente es válido que luches por ser feliz.

Cuando hables que sea siempre con la verdad, una verdad que no lastima, sino que sana errores. No hables más que cosas buenas de los demás y si no puedes decir nada bueno, pues mejor calla. Habla para enseñar sobre el amor y la compasión y para transmitir mensajes de alegría y esperanza.

Cuando actúes en tu diario vivir, que cada una de esas acciones esté basada en una motivación pura y positiva en beneficio de los más afligidos. Que tus esfuerzos sean por encontrar y cultivar el amor verdadero y para crear una atmósfera llena de paz.

Asume las consecuencias de tus errores con serenidad y humildad, pide perdón siempre por tus faltas y agradece constantemente por todo el beneficio que te aportan los demás. La bondad y la gratitud son almas gemelas y caminos al amor puro y sincero

Namaste

David Durán

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 27 de septiembre de 2012 por .

Categorías por título

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 31 seguidores

Calendario

septiembre 2012
L M X J V S D
« ago   oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 31 seguidores

%d personas les gusta esto: